Anna tallada cumple su sueño de participar en el WRC

Cuando se tiene un sueño, se suele pelear para que se haga realidad, tarde o temprano, con más o menos esfuerzo llega a hacerse realidad, esto fue lo que le pasó a Anna Tallada, que desde siempre soñaba con correr algún día la prueba del campeonato del mundo que pasaba por casa, nada más y nada menos que el Racc Rally Catuluña, y este año puede decirse que el sueño, se ha hecho realidad.

La penúltima cita mundialista se iba a disputar entre los días 18 al 21 de Octubre, la única prueba donde se corre en dos superficies diferentes, tierra-asfalto, tenía su centro neurálgico en la localidad costera de Salou, en las inmediaciones del parque temático de Port Aventura, con un total de 76 inscritos donde se encontraban los equipos oficiales del WRC, WRC2, Peugeot Iberica o copa RMC, entre otros equipos venidos de diferentes países y entre todos ellos estaba el Ford Fiesta R2T que Anna y Laura iban a utilizar para disputar el rallye.

mecanicos

El briefing​ del equipo de mecánicos, hizo que en todo momento, la asistencia estuviera organizada para que la respuesta fuera inmediata tras la entrada del coche

El jueves empezaría el gran sueño de Anna, después de meses de duro trabajo para reunir el presupuesto necesario para poder correr, la puesta a punto del coche, los test previos al rally, todo ello para estar en el pódium de salida de la carrera situado en el paseo marítimo de Salou donde tras inaugurar el pódium tuvieron un gran enlace hasta llegar a Barcelona donde se disputaría el primer tramo del rallye, una súper especial urbana que llevaba algunos años sin hacerse frente a las fuentes mágicas de Barcelona.

anna tallada

Un semi vuelco dejo la parque izquierda del Ford dañada, pero podía terminar el tramo con un gran tiempo.

Your Content Goes Here

La jornada del viernes los tramos se realizaban en superficie de tierra en su totalidad. El primer tramo se realizó sin problemas, pero en el segundo tramo la suerte no nos acompañó, haciendo un semi vuelco que dañaba el cristal izquierdo del coche, teniendo que abandonar el rally, ya que el reglamento impide continuar con un cristal roto. Los mecánicos se prepararon para poder arreglar el coche una vez entrara este a la asistencia, y así fue, una asistencia larga y dura donde el coche pudo, por fin, verificar y poder entrar en parque cerrado a altas horas de la madrugada. El sueño de Anna seguiría un día más.

anna tallada

El parque cerrado tenia un invitado especial, la torre Ferrari Land estaba pendiente de todo lo que pasaba a su alrededor

Your Content Goes Here

Amanecía en el Service Parck, siete tramos cronometrados teníamos el sábado, ya en asfalto y con un invitado especial, la lluvia que hacia acto de presencia para poner más dureza a la prueba, si cabe. Nuestro Ford Fiesta seguía recorriendo los tramos, cada vez más rápido, llegando a la primera asistencia de la jornada sin ningún contratiempo importante. Solo faltaban tres tramos para terminar el día. Tras la disputa de los dos tramos siguientes el coche dijo basta, parándose en el tramo de enlace camino de Salou, donde se realizaría el tramo espectáculo. Otra vez, nos tocaría trabajar duro en la asistencia para poder arreglar el coche, bomba de gasolina, depósito de combustible, caja cambios, … todo fue revisado por nuestro mecánicos para solucionar los problemas. Nunca nos rendimos y al final el coche volvió al parque cerrado con todos los demás que saldrían a disputar los últimos tramos del domingo.

anna tallada

El sueño hecho realidad llegó a su fin de la mejor manera posible, subiendo a recoger las medallas que la organización tenían preparadas

De los 76 participantes que iniciaron el rallye, 54 fueron los que salieron a disputar el último día del rallye. Cuatro tramos quedaban para el final de este gran sueño, Anna y  Laura pasaban por los dos primeros realizando un gran crono, tras la asistencia ya solo quedaban la disputa de los dos últimos tramos, todos teníamos la incertidumbre si el coche aguantaría, ya que le estaba pasando factura un rallye tan largo y tan duro. Tuvimos la suerte de verlo pasar por el tramo de Ruidecanyes, donde no iba del todo mal, pero todavía quedaba un último empujón. Todo el equipo estaba expectante viendo los tiempos online para saber si Anna llegaría a concluir el rallye, iban saliendo los cronos de los demás participantes, pero el de Anna no aparecía hasta que lo hizo. Un gran sonrisa nos recorrió todo el rostro a todos los allí presentes y minutos más tarde pudimos ver el coche entrando en el parque de asistencia donde nos fundimos en un abrazo todo el equipo tanto con Anna como con Laura. Ya solo quedaba finalizar el sueño de la mejor manera posible, verlas subidas al pódium final, y así fue como un sueño se hizo realidad.